Histórico Aumentar Diminuir

La CESP fue constituida en 1966 por el Gobierno del Estado de São Paulo, mediante la fusión de 11 empresas eléctricas paulistas. Hasta el final de los años 1990, la Compañía era integrada verticalmente, actuando en las actividades de generación, transmisión y distribución de electricidad en el Estado.

En julio de 1996, la Ley Estadual nº 9.361 creó el Plan Estadual de Desestatización (PED), determinando la reestructuración societaria del sector energético del Estado de São Paulo, con la alienación de la participación societaria en poder del Gobierno del Estado en las empresas por él controladas, incluyendo la CESP.

Con el objetivo de cumplir el PED, sus activos y operaciones de distribución fueron reunidos en una única Compañía, Elektro e Serviços S.A., que posteriormente fue privatizada. Los activos de transmisión de energía fueron transferidos a la Compañía de Transmisión de Energía Paulista (CTEEP), que también fue privatizada. Los activos y operaciones de generación fueron divididos entre tres empresas: la propia CESP, además de otras dos que fueron privatizadas: la Companhia de Geração de Energia Elétrica Tietê, actual AES Tietê S.A., y la Companhia de Geração de Energia Elétrica Paranapanema, hoy perteneciente a la China Three Gorges Corporation – CTG Brasil. La CESP se mantuvo como operadora de seis usinas hidroeléctricas: Ilha Solteira, Jupiá, Porto Primavera, Três Irmãos, Paraibuna y Jaguari.

El 1 de noviembre de 2000, el Gobierno del Estado publicó un pliego estableciendo las condiciones para la venta de su participación en la Compañía equivalentes a 38,67 % de la totalidad de su capital social, siendo 61,62 % y 14 % de la totalidad de las acciones ordinarias y de las acciones preferenciales, respectivamente. La alienación fue suspendida cuando ninguna de las seis empresas precalificadas presentó una oferta.

En mayo de 2001, hubo un nuevo intento de privatización, que fue posteriormente suspendido por el Gobierno del Estado anteriormente a la fecha propuesta para la subasta, 16 de mayo de 2001, en función, entre otros factores, de la incertidumbre generada por la inminente crisis energética. El Gobierno del Estado anunció, entonces, que la privatización de la CESP estaba suspendida.

El 28 de junio de 2006, la Compañía concluyó la Oferta Pública Primaria de acciones preferenciales clase B, por un valor de R$ 3,2 mil millones, resultantes de la participación del mercado en R$ 2 mil millones y del controlador, Hacienda del Estado de São Paulo, en R$ 1,2 mil millones, según el Acuerdo de Realización de Subscripción e Internalización de Acciones, celebrado el 10 de julio de 2006.

En julio de 2006, la Compañía adhirió al Nivel 1 de las Prácticas Diferenciadas de Gobierno Corporativo de la Bolsa de Valores de São Paulo (BM&FBOVESPA). Adicionalmente, la Compañía asumió un conjunto de buenas prácticas de gobierno corporativo, incorporadas a su Estatuto Social, que incluyen la creación de una nueva clase de acciones preferenciales – la Preferencial Clase B – a la cual le fue concedido el derecho de recepción de 100 % del valor pago a las acciones ordinarias en caso de alienación del control de la Compañía (“tag-along”); la adhesión a la Cámara de Arbitraje de la BM&FBOVESPA para la resolución de controversias de naturaleza societaria; el mantenimiento de, como mínimo, 20 % de los miembros del Consejo de Administración obligatoriamente independientes.

En febrero de 2008, fue realizada una nueva tentativa de privatización de la CESP, para la cual no hubo interesados.

Después de la publicación de la Medida Provisoria nº 579/2011, posteriormente convertida en la Ley n° 12.783, del 14/01/2013, la CESP, al no aceptar las condiciones propuestas para la renovación de las concesiones, dejó de ser la concesionaria responsable por la operación de las Usinas Três Irmãos el 10/10/2014 y de Ilha Solteira y Jupiá, ambas al final de sus concesiones, el 7/07/2015.

En los términos del Contrato de Concesión de la CESP, extinta la concesión, la Compañía tiene derecho de ser indemnizada por los activos aún no amortizados. En julio de 2014, la Compañía ingresó con acción judicial contra el Estado, pleiteando indemnización de R$ 6,7 mil millones referente a la Usina Três Irmãos, incluyendo las esclusas y el Canal Pereira Barreto, teniendo en cuenta que para el Poder Concedente el valor de indemnización es de R$ 1,7 mil millones, base junio de 2012. El juicio concedió el 9 de setiembre de 2015 la producción de pericia de ingeniería solicitada por la CESP, siendo que la pericia se inició “in loco” en la segunda quincena del mes de abril de 2017. El 29 de febrero de 2016 hubo una decisión favorable al ingreso del Estado de São Paulo a la contienda como interesado, basado en el art. 5º, § único de la Ley nº 9.469/97. Las Usinas Ilha Solteira y Jupiá, cuyas concesiones vencieron el 7 de julio de 2015, permanecieron bajo la operación y mantenimiento de la CESP, en el régimen de cotas, hasta la asunción del nuevo concesionario, ocurrida el 01/07/2016. En octubre de 2015 fue procesada por la CESP acción indemnizatoria ante la Unión Federal, para el fin de que la misma sea condenada a pagar a la Compañía el monto debido a título de reversión de los bienes e instalaciones vinculados a la explotación de la concesión de la UHE de Ilha Solteira y Jupiá, aún no depreciados. La Compañía entiende que es su derecho recibir el monto registrado en su contabilidad actualizado monetariamente. El valor pleiteado por esos activos es de R$ 1,6 mil millones. La Unión Federal presentó su respuesta a la acción el 16.02.2016 y la CESP el 03.05.2016 reforzó sus alegatos y derechos, además de solicitar prueba pericial contable, documental. Se espera la designación de pericia. El 26/08/2016, el Estado de SP peticiona el ingreso como asistente simple de la CESP, con lo que la Compañía estuvo de acuerdo, pero el 22/02/2017, la Unión manifestó discordancia al ingreso del Estado de São Paulo a la contienda, que también es objeto de apreciación judicial.

Actualmente la CESP posee tres usinas hidroeléctricas, siendo una instalada en el Rio Paraná – Usina Engenheiro Sergio Motta (Porto Primavera – 1.540 MW), otra en el Rio Paraibuna – Usina Paraibuna (87,02 MW), y la tercera en el Rio Jaguari – Usina Jaguari (27,6 MW), totalizando 1.654,6 MW de capacidad instalada.

Con la publicación, por parte del Ministerio de Minas y Energía, de la Ordenanza nº 258, del 22 de diciembre de 2016, la garantía física de la Usina Porto Primavera fue reducida de 1.017 a 992,6 MW totalizando 1.056,6 MW promedio, que constituye la actual cantidad de energía propia que la CESP puede comercializar. La Compañía protocoló medida judicial contestando la decisión.

El 5 de noviembre de 2016, fue publicado en el Diario Oficial del Estado de São Paulo, el Pliego de Subasta Electrónica n° 45/2016, que instituyó licitación teniendo por objeto la contratación de servicios de consultoría a ser prestados al Estado de São Paulo, por intermedio de la Secretaría de Hacienda, consistentes en la evaluación económico-financiera, proposición de modelaje y ejecución de la venta de los activos mobiliarios del Estado, correspondientes a acciones representativas del capital social de la CESP.

El vencedor de la licitación fue el Banco Fator S/A, que inició los trabajos de evaluación y modeldo para concretar la operación.

-